Las doce uvas (o mira siempre el lado bueno)

Ha sido un año extraordinario. Y el que no lo vea así es porque es un amargado, un ser ruin y rastrero falto de amor que no sabe ver el lado bueno de la vida, como decían Monty Python. Nosotros sí, nosotros somos buena gente que sabemos disfrutar de la vida y por eso brindamos por el 2011 y nos comemos 12 uvas por las 12 buenas noticias que nos ha regalado este año 2011.

Una. En 2011, España se ha puesto al frente. Al frente del paro, al frente de la corrupción, al frente del despilfarro y seguimos por supuesto al frente del tenis y del fútbol porque en este país todo lo que sea tocar las pelotas se nos da fenómeno.

Dos. En 2011 pudimos elegir por nosotros mismos quién queremos que nos robe entre una lista de más de 100 imputados. Ya no nos robará un desconocido, nos robará alguien a quien conocemos y al que además hemos puesto nosotros ahí para que sepa que a nosotros se nos puede robar pero nos gusta saber quién lo hace. Eso es la democracia, elegir a tus ladrones.

Tres. En 2011, por primera vez en la historia de nuestra democracia, todos escucharemos con atención lo que dice el mensaje del Rey y cuando diga aquello de “me llena de orgullo y satisfacción”, a todos los españoles a la vez les vendrá a la cabeza la misma palabra: Urdangarín. Por una vez en la vida, todos los españoles ¡pensaremos lo mismo! Y además, a lo mejor Urdangarín consigue traernos la 3ª República para compensarnos por el dinero público que presuntamente se han llevado sus empresas. Seguro que no nos sale tan cara como nos ha salido la monarquía y por lo menos las cuentas de las empresas de Urdangarín salen todos los días en el periódico.

Cuatro. En 2011 descubrimos que tenemos, por lo menos, a un político decente e íntegro que se llama Francisco Camps y que ha sido capaz de sacrificarse por la política de este país, dejándola. Lo ha hecho porque nos quiere un huevo y porque es nuestro amiguito del alma y porque él no quiere mancharse el traje con esa actividad tan sucia. Bueno, y porque ya había hundido el presupuesto de Valencia y sus amiguitos del alma ya no tenían de dónde sacar y además están en la cárcel. Qué buenazo es el amiguito del alma. 

Cinco. En 2011, el Papa vino a traer el reino de los cielos a España. Lástima que al ser el reino de los cielos lo que nos traía, el coste de la visita también alcanzase esa altura pero siempre es mucho mejor gastárselo en eso que hacerlo en preservativos para fomentar el fornicio en África.

Seis. En 2011 la policía puso a este país a correr, calle arriba, calle abajo, que es el método más eficaz que hay para que los parados dejen de estar parados: perseguirles.

Siete. En 2011 los españoles dejamos de preocuparnos por el problema del trabajo y la vivienda. Ahora sólo tenemos que preocuparnos por el problema del minitrabajo y de la minivivienda, que son problemas más pequeñitos.

Ocho. En 2011 hemos empezado a acabar con las insoportables listas de espera de la Sanidad Pública. Primero estamos acabando con los hospitales y los médicos y en consecuencia con los enfermos que se van muriendo sin ser atendidos. Y muy pronto, el problema de las listas estará finiquitado.

Nueve. En 2011 España hizo un descubrimiento matemático asombroso: 2 menos 2 no son cero. Si son Cospedal o Aguirre las que hacen la resta, 2 menos 2 es igual a 2. El año que viene les dan el Nobel de matemáticas.

Diez. Y a nosotros el de la paz. En 2011 ayudamos a un montón de directivos de cajas de ahorros a hacerse multimillonarios y algunos directivos de bancos a hacerse más multimillonarios aún. Qué bello es hacer el bien.

Once. En 2011 les regalamos Europa a las empresas y a sus tecnócratas. Un regalo menos en el que pensar esta navidad.

Y doce. Para terminar 2011, el nuevo presidente del gobierno español, el señor Mariano Rajoy ha nombrado un gobierno que es un primor (Rajoy y su gobierno). Quién mejor para sacarnos de la crisis desde el ministerio de economía que el máximo responsable en España de la máxima responsable de la crisis global, Lehman Brothers. Y quién mejor para dirigir el ministerio de Defensa que Pedro Morenés, un señor que era consejero de una empresa que fabricaba bombas de racimo, prohibidas en España por su uso contra civiles. Y quién mejor para el ministerio de medio ambiente que Miguel Arias Cañete que tiene siete coches y 325.000 euros en acciones de petroleras. Y quién mejor para el ministerio de ciencia… vaya, si ya no hay ministerio de ciencia. Pues quién mejor para Hacienda que Cristóbal Montoro que tuvo una gestoría para asesorar a las grandes empresas cómo pagar menos.

Si es que no puede haber sido mejor este 2011, por el cu….. ah, no, que no rima.

http://blog.rtve.es/carnecruda/2011/12/mira-siempre-el-lado-bueno-.html

Advertisements

Deixa un comentari

Filed under INFORMACIÓ

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s